Los generadores y elevadores de tensión, un 32% más caros que el verano pasado

Con la llegada del calor crece la demanda de estos equipos tanto para viviendas como para comercios. Desde el sector dicen que hay problemas para reponer productos

Compartir:

Como suele ocurrir en la temporada de verano, el aumento del consumo energético trae problemas en el suministro y derivan en cortes. Ante la falta de inversiones en infraestructura, los mismos ciudadanos intentan cubrirse de esta problemática adquiriendo equipos generadores y elevadores de tensión que mantengan sus comercios o viviendas abastecidos de energía eléctrica.

En Funes, particularmente, los barrios privados suelen recurrir a este tipo de máquinas para cubrir a sus residentes en caso de un corte. En Rosario, también es común recurrir a elevadores de tensión para mantener un voltaje de 220 volteos en caso de que el aumento del consumo energético de algunas zonas ocasione una caída de tensión.

Eduardo Orso, titular de La Guardia Ferretera, proveedora de pequeños comercios, con décadas de trayectoria en el sur de la provincia, explicó que la demanda de generadores domiciliarios viene en alza desde hace algunos años. Además comentó que, si bien todavía no se produjo un pico de la demanda, la gente se volcará a la compra de equipos en cuanto empiece a experimentar los típicos cortes de luz.

Hace un año, un generador que podía abastecer una heladera con freezer, luces, televisores y hasta varios ventiladores rondaba un precio de mercado de 32 mil pesos. Uno que, además, permitiera mantener funcionando aires acondicionados podía alcanzar los 70 mil pesos. Según explicó el empresario, hay un aumento promedio del 32% en los precios de los generadores y elevadores de tensión. 

Actualmente, un negocio como una carnicería, que necesita mantener funcionando una cámara frigorífica con un motor de 2hp, necesitaría un generador que ronda los 150 mil pesos. Un elevador de tensión para ese nivel de consumo, ronda los 200 mil pesos.

En relación a los motivos del aumento de precios, Orso apuntó a la devaluación y a las demoras para reponer productos. “Estamos muy afectados por las restricciones a la importación. El año pasado hicimos un giro en dólares para un proveedor y todavía no tenemos liberado el producto. En épocas normales, una operación se extendía por unos sesenta días. Hoy en día, estamos hablando de hasta 14 meses”, señaló.

Según explicó el empresario, la totalidad de los equipos son importados. “Incluso aquellos que son ensamblados acá tienen componentes que vienen de afuera”, añadió. Por otro lado, aclaró que, a diferencia de lo que ocurre en otros rubros, los precios de referencia están claros. “La cuestión es si contamos o no con los equipos. Puede ocurrir que vendamos en pesos y luego tengamos demoras para reponer y, mientras tanto, nos tenemos que quedar con los pesos”, concluyó.

Otras Noticias